jueves, 29 de abril de 2010

LAS IMÁGENES DEL CONVENTO FRANCISCANO DE LA PIEDAD


Por Ignacio Gómez Galván

Con la desamortización de Mendizábal, todos los conventos de Guadalcanal se cerraron al culto y sus bienes vendidos en pública subasta. Así ocurrió con el de San José de la Penitencia (Santa Clara), la Concepción y el de la Piedad.
En el caso del Convento de la Piedad, fue vendido y rápidamente derruido por el comprador. Posteriormente las tierras fueron compradas por el Ayuntamiento, para construir el Cementerio Municipal de San Francisco, que todavía hoy existe.
Un amable lector nos ha pedido información de qué ocurrió con las imágenes que había en este convento. Buceando en el Archivo del Arzobispado, hemos encontrado esta información, que creemos explica lo que nuestro amable lector nos pedía.

En primer lugar vemos la carta que escribe el cura párroco de la iglesia de Santa Ana:
Ilustrísimo Señor Obispo Prior de León:

Don Juan Paradilla, Cura Párroco de Santa Ana de la villa de Guadalcanal, a Vuestra Señoría Ilustrísima con el debido respecto dice que a su presentación al Curato ha encontrado en la iglesia de su cargo algunas imágenes, de que en varias visitas eclesiásticas se ha mandado reparar por indecentes y que no mueven la devoción. Y teniendo noticia de que por Vuestra Señoría Ilustrísima se ha mandado depositar las efigies del extinguido convento de San Francisco en las parroquias de la referida villa, en esta virtud suplica a Vuestra Señoría Ilustrísima se sirva mandar al Teniente Vicario del dicho pueblo se entregue las imágenes de Nuestra Señora de la Piedad, San Francisco y Ecce Homo, con un cajón de ornamentos que hay en la sacristía del referido convento, para conservar mejor los de la de Santa Ana, algunas sillas que sirven de confesionario, un juego de sacras, tabernáculo y dos libros usados de coro, algún candelero y verjillas de comulgatorio. Y si Vuestra Ilustrísima gustase, admitirá el mismo Párroco en depósito y bajo la responsabilidad correspondiente el viril, cáliz y copón, hasta ulterior disposición del Gobierno. Favor que espera de la notoria benignidad de Vuestra Señoría Ilustrísima, cuya vida guarde Dios muchos años. Llerena, veinte y uno de octubre de mil ochocientos veinte y dos.
Ilustrísimo Señor.
Besa las manos de Vuestra Señoría Ilustrísima su más obediente súbdito. (Rúbrica) Juan Paradilla
(Al margen) Llerena y octubre 21 de 1822. Como se pide.

Enterado el cura párroco de la iglesia de Santa María de esta petición, rápidamente envió el escrito que a continuación transcribimos:

Ilustrísimo Señor:
Don Antonio Zambrano y Zambrano, Cura Párroco de Nuestra Señora Santa María de la Asunción, la Mayor de las parroquias de esta villa, a Vuestra Señoría Ilustrísima con el mayor respeto hace presente que habiendo marchado a su pueblo por algunos días, a su vuelta a éste se halló con la novedad de haberse suprimido el convento de religiosos franciscos titulado de la Piedad, y que Vuestra Señoría Ilustrísima, como Prelado Ordinario de este territorio había encargado al Señor Vicario de esta villa hacer el inventario de todos los enseres pertenecientes al culto divino, el que evacuado y presentado a Vuestra Señoría Ilustrísima, el Señor cura de la Parroquial de Santa Ana solicitó se le diese para su iglesia, entre otras cosas, la imagen de Nuestra Señora de la Piedad y San Francisco, pretextando haber en su parroquia algunos santos en los altares que se habían mandado ocultar por no estar muy decentes, y que Vuestra Señoría Ilustrísima, penetrado de esta razón, tuvo a bien acceder a su solicitud. Pero, Señor, sin embargo que conozco la justicia del decreto de Vuestra Señoría Ilustrísima, tan conforme a las órdenes de la superioridad en cuanto a la distribución de los ornamentos y demás cosas eclesiásticas a las iglesias que tengan necesidad, y que no dudo de las razones en que se funde el párroco de Sana Ana para desear el que se trasladase a su iglesia los referidos santos, no puedo menos de manifestar a Vuestra Señoría Ilustrísima el inconveniente que tiene semejante decreto. En primer lugar la iglesia de Santa María está conocida como la Mayor o primera parroquia de este pueblo, tiene varios derechos consagrados por la antigüedad, que jamás podrá dejar de ser sostenidos por las autoridades competentes, si cumpliendo el párroco con su obligación, los reclama como debe. Uno de ellos es la pacífica e inmemorial posesión de administrar los sacramentos fuera de la población a todos los fieles, aunque estos sean de parroquias distintas, y de pertenecer a su jurisdicción los santuarios y ermitas sitas extramuros de esta villa, teniendo el derecho de recoger esas imágenes y santos si por la ruina de los tiempos u otros accidentes se inutilizan, como se comprueba con lo sucedido con los de los Remedios, San Benito y el mismo convento de San Francisco en la expulsión por los franceses. En esta pacífica posesión ha continuado hasta el presente, que con general admiración ha visto el pueblo trasladar a los titulares del convento a la Parroquia de Santa Ana, sin saber la causa por que ha sufrido este desaire mi iglesia ni si ha habido motivo para privarla de un derecho tan conocido. Repito, Señor, que supongo por cierto la necesidad que la Parroquia de Santa Ana tiene que se oculten algunas de sus imágenes y se pongan otras en su lugar. Pero, Ilustrísimo Señor, ¿no es posible hacer esto sin perjudicar a la de Santa María? Claro es que si la iglesia de San Francisco tiene a San José, San Antonio, la Purísima y Nuestra Señora del Valle, ¿pues por qué no se trasladan algunos de aquellos santos a la referida Parroquia, se socorre aquella necesidad y Santa María queda en su pacifica posesión recibiendo los Titulares? Vuestra Señoría Ilustrísima dirá que sólo los titulares han pedido y ha venido en concederla ni querer deparar perjuicio. Pero, Ilustrísimo Señor, por mi relato anterior creo se convencerá Vuestra Señoría Ilustrísima de mi justa solicitud, confirmando en todo tiempo su verdad por la más completa justificación judicial que ofrezca presentar en confirmación de lo expuesto.
Por tanto, a Vuestra Señoría Ilustrísima con el mayor respeto suplico tengo a bien se devuelvan a mi parroquia la imagen de Nuestra Señora de la Piedad y San Francisco, que como Titulares del extinguido convento sólo en la Parroquial Mayor de Santa María deben depositarse.
Dios guarde a Vuestra Señoría Ilustrísima muchos años. Guadalcanal, 4 de noviembre de 1822
(Rúbrica) Don Antonio Zambrano y Zambrano
En contestación a este escrito, fue redactado el siguiente:

Auto
En atención a que en nada perjudica al derecho de la Parroquia de Santa María la traslación de las imágenes que se reclaman de la Santa Ana, por militar muy diversa razón de los conventos a las ermitas y haberse hecho la aplicación con arreglo a la ley de veinte y cinco de octubre de mil ochocientos veinte, que manda se repartan entre las iglesias pobres, no ha lugar a lo que se solicita por esta parte. Y para evitar los disgustos que se pudieran originar, y ya por no haber pedido nada para dicha iglesia, habiéndolo hecho reiteradas veces por la de Malcocinado, su anexa, que se socorrió con todo lo que había en el extinguido convento y necesitaba. Y désele aviso al exponente para su inteligencia, Lo proveyó y firma por este su auto el Ilustrísimo Señor Obispo Prior de esta Provincia en Llerena a catorce de noviembre de mil ochocientos veinte y dos, de que certifico.
(Rúbricas) José, Obispo Prior. Ante mí, Don José Genaro Aparicio
Nota. Con la misma fecha se puso el aviso.

-------------------------
Fuente consultada: Archivo General del Arzobispado de Sevilla sección III (justicia) - serie varias clases legajo 3703

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 183


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)


Otrosi: el dicho escribano asistirá en los hornos de las fundiciones el tiempo que pudiere, y él ó una de las guardas que han de estar allí de ordinario, echará la contramarca que han de tener á las barras de plomo-plata que se sacaren en cadá dia, en sacándose de la pileta, y enfriándose, poniendo señal diferente en las planchas de cada horno, para conocer las barras que salen dél, y como acude el metal que en él se ha fundido; y cada dia antes que anochezca, el dicho escribano y una guarda llevarán las planchas que en aquel dia se hobieren sacado á la casa de los metales, y las entregarán á los depositarios dellas por peso, los de cada horno por sí, poniendo en su libro no solamente el peso, pero el número de las planchas que se les entregaren, y en cada pieza se eche la marca real al tiempo del tal entrego, y se ponga el peso que tiene con el número de los pinzones que para este efecto están hechos; y ansimismo en cada horno habrá un cajon con su llave que tenga la guarda dél en que se recojan y echen los rieles y pedazos que salieren al tiempo que se hiciere cada plancha, demás de los que en ella se pudieren incorporar estando muy caliente, hasta que salga otra plancha, y los puedan echar en ella, y ansi por esta órden. Los que sobraren, se irán guardando en el dicho cajon, y en fin de la semana, cuando se hobiere acabado la fundicion de cada horno, echarán en el dicho cajon todos los rieles y pedazos de plomo plata que quedaren en él, y los llevárán aquel diá á la tarde á la dicha casa de los metales, y los entregarán por peso á los dichos fieles, y se asentará la partida dellos en el dicho libro, como está dicho que se haga de las dichas planchas, los cuales dichos depositarios han de firmar la dicha partida juntamente con el dicho escribano, y ansimismo lo ha de asentar en su registro de las fundiciones, y cada semana se han de conferir los dichos libro y registro, para ver si están conformes, de manera que, por ambos juntos ó por cualquier dellos se pueda averiguar y entender cuántas arrobas de plomo plata salieron de las fundiciones que se hobieren hecho aquella semana; y los escarzones que se sacan de los hornos cuando se aderezan llevarse han á la dicha casa de los metales para que se guarden y se beneficien adelante, como convenga.
Ansimismo los dichos depositarios de los metales han de tener cargo de rescibir y guardar en una pieza aparte toda la almártaga que se trae comprada de fuera, y las grietas y cendradas que se sacaren de los buitrones, poniendo cada cosa por sí, y solamente se ha de pesar lo que trujeren comprado para satifacerse que se entrega tanto como se compró, sin que desto ni de lo de mas se haya de hacer cargo ni descargo a los dichos fieles, porque lo han de tener en confianza, como los metales ricos, por el mucho embarazo y poco provecho que se sacaría dello.

martes, 27 de abril de 2010

INVENTARIO LITÚRGICO DE LA IGLESIA DE SANTA ANA DE GUADALCANAL EN 1494


Introducción y transcripción de Manuel Serrano y Sanz*
Comentarios y notas de José Mª Álvarez Blanco

El texto siguiente forma parte del trabajo titulado “Inventarios litúrgicos de algunas iglesias que pertenecían a las órdenes de Santiago y Calatrava”, publicado en febrero de 1926, en el Boletín de la Real Academia Española, Año XIII, Tomo XIII, Cuaderno LXI, páginas 44-47. La descripción del equipamiento litúrgico de la iglesia de Santa Ana, y de otras de pueblos pertenecientes a la Orden de Santiago, está tomada del libro de visita de 1494 del Comendador de la primera de las órdenes citadas, a las iglesias a las que se refiere. Dicha descripción va precedida de una introducción del historiador alcarreño M. Serrano Sanz que textualmente dice:

Siglo XV

Hay en el Archivo Histórico Nacional varios libros de visitas de las mencionadas órdenes militares que contienen datos curiosísimos para conocer el material litúrgico de aquella época; las imágenes de santos que se veneraban con indicación de sus ropajes, y los libros eclesiásticos; describense también con prolijos detalles algunos castillos, hoy desaparecidos o casi arruinados, y aun dan noticias de valor acerca del estado social de aquellos pueblos, por cuanto los visitadores investigaban lo que había en punto a costumbres de clérigos y seglares, y aún a supersticiones vulgares.
Uno de estos libros es el de la visita hecha en 1494 por el comendador don Fernando de Arce y Francisco Martínez Vellón, nombrados para ello por una Real Cédula dada en Tordesillas a 9 de junio del año mencionado; ambos, en cumplimiento de su deber, recorrieron las villas y lugares que la Orden de Santiago poseía en tierras de Jerez de los Caballeros, Badajoz, y el arzobispado de Sevilla. Sus investigaciones llenan un grueso volumen en folio mayor (1), del que publicaremos lo que nos ha parecido más notable, comenzando por las obras de Pintura y Escultura que había en varias de las iglesias que visitaron, y que tal vez ilustren algo la historia de nuestras Bellas Artes en el siglo XV.
--
(1) Consta de 311 hojas, algunas de ellas en blanco. Signatura 1101 c.
[La transcripción por el historiador alcarreño del Libro de visita citado dice textualmente lo siguiente:]

PINTURA Y ESCULTURA

Guadalcanal. Iglesia Parroquial de Santa Ana

Visitaron los altares de la dicha yglesia e miraron el altar principal, en el qual está la ymagen de señora Santa Ana e con la de Nuestra Señora e de su fijo, precioso, de vulto, fecho de madera, bien pintadas, e a las espaldas de la dicha ymagen un paño de lienço pintado, e debaxo arrimado un Te igitur grande, viejo, roto, e una cruz de palo verde, con un crucifixo pintado... Delante del dicho altar un frontal de lienço pintado ...
Item, visitaron otro altar en que está la ymagen de Nuestra Señora, de vulto, de madera, con su Hijo en braços, vestida de un roquete de lienço, y debaxo una saya de paño morado escuro e otra saya uerde vieja. Debaxo de la dicha ymagen, unos manteles, e otros sobre el dicho altar. Ytem, otra figura de Santa Brigida, puesta en una caxa de madera ...
A las espaldas de la dicha ymagen un lienço pintado con la resurecion de Nuestro Señor, e delante del dicho altar un frontal de lienço pintado con la ymagen de Nuestra Señora ...
Visitaron otro altar en que estava una ymagen de Señor Sant Bartolomé, de vulto, hecho de madera, vestido un roquete de lienço.
A las espaldas un paño de lienço pintado de la mesma figura de Sant Bartolome, e a la una parte una tabla en que está pintada la cena de Nuestro Señor can sus discipulos ... Un frontal de lienço pintado con la figura de Sant Bartolome ...
Ytem, debaxo de uno de los arcos del coro de la dicha yglesia está una viga con un Crucifixo e dos ymagenes de vulto, de madera, y antel dicho Crucifixo colgada una lámpara con un bacin de açofar, mediano, con tres mançanas redondas, de açofar.
Ytem, otro altar de madera que se puede mudar, en que está una figura de Nuestra Señora con su hijo en braços, e otro de Santa Luisa, amas de vulto, fechas de madera, uestidos sendos roquetes, e debaxo sendas sayas de paño azul, e en el dicho altar unos manteles, e delante un frontal de lienço pintado en que está la figura de Santa Lucía.
Un pulpito de madera, viejo; tiene delante un paño de lienço can la ymagen de Sant Jorje ...
Ytem, dos alcatifas pequeñas (1).
Los dichos visitadores continuando la visitacion de la dicha yglesia de Santa María, luego ante todas cosas visitaron el altar principal de la dicha yglesia, en el qual está su ymagen con su Hijo en braços, de vulto, fecho de madera, bien pintado, vestido (sic); la Señora de un brial de paño colorado, e encima un pordemas azul, de paño; en el braço derecho una manga de lienço con cintas verdes de seda, e en la cabeça un velo; el Xpo tenia un manto pequeño de terciopelo verde, con una randa de oro puesta por vanda, e unas cuentas de ambar, menudas, que fasian dos vueltas puestas al cuello ... Una cruz de palo, pintada de oro e de azul, con su pie, e un Crucifixo en ella, pintado.
Dos portapases de madera, pintados ... Un pie de madera labrado de mocarabes, durado e pintado, viejo, para asentar la cruz mayor de la dicha yglesia (2).
Por la mano ysquierda del dicho altar como entran en la dicha yglesia, está el dicho sagrario, labrado de geseria dorada e pintada, e muchas ymagenes de barro cosido, asymesmo doradas e pintadas, con sus chapiteles sobre las ymagenes, dorados. Las puertas del dicho sagrario son de madera, labradas de talla, pintadas de oro e de azul.
Ytem, antel dicho sagrario está colgada una cortina de lienço azul, pintado un cordero en medio, con una crus de bandera en la mano, senbrada la cortina de letras que dizen Ihus Xpus, todo nuevo e bien pintado ... Visitaron otro altar de señor Santiago en que está a un cabo la ymagen de Santiago en un cavallo, todo de bulto, fecho de madera, can una vandera en la mano ysquierda e una espada en la otra, vestido una camisa morisca de lienço.
Sobre el dicho altar unos manteles viejos, e dos tablas de altar, la una pintada de la Asunpción de Nuestra Señora, e la otra de San Fabian e Sant Sebastian. A las espaldas, en la pared está pintada la figura de Sant Andres.
--
(1) Fol. 17 r.; (2) Fol. 21 vº.

Yten, visitaron otro altar en que estan tres ymagenes de vulto; la una de Sant Pedro Martir, fecha de barro cosido, bien pintado, e la otra de Sant Anton, uestido una camisa syn mangas, fecho de madera de vulto; la otra de Sant Julian, asymesmo de vulto, fecha de madera e un roquete uestido.
Yten, visitaron otro altar de San Sebastian en que estava su ymagen fecha de vulto, de madera, e en las espaldas un lienço pintado.
Ytem, visitaron otro altar de Señora Santa Catalina en el qual estava su vulto fecho de alabastro, uestida una sayuela de fustan viejo e encima un roquete e tocado un velo de ynpla todo viejo.
Avia otro altar de palo portatile, delante de una ymagen de Señora Santa Lucia, pintada en un pilar de la yglesia; tenia unos manteles encima, e delante un frontal de lienço pintado, viejo e roto (1).

(1) Fol. 22 r.
***

COMENTARIOS Y NOTAS SOBRE EL TEXTO PRECEDENTE

Desde 1241, fecha en que Guadalcanal es reconquistada a los musulmanes por los caballeros de la Orden de Santiago al mando de don Rodrigo Iñiguez, hasta 1494, dos años después del descubrimiento de América, han transcurrido 153 años en los que se ha producido el derribo de la mezquita, la construcción de la iglesia de Santa Ana en el mismo solar y la dotación litúrgica según la descripción anteriormente reproducida. Como es bien sabido Guadalcanal quedó bajo la jurisdicción de la Orden de Santiago, siendo incorporada en el ámbito eclesiástico, a la vicaría de Santa María de Tentudia, dependiente del Priorato de San Marcos de León. No es hasta finales del siglo XIV, cuando se funda la vicaría de Guadalcanal, emancipada de la de Tentudia, a la que solo recurre en grado de apelación.
He revisado la transcripción del libro de visitas, no habiéndoseme pasado por alto que, en contra lo que dice el epígrafe, no sólo se refiere a Santa Ana, sino también a la iglesia de San Sebastián, actual mercado, y a la de Santa María de la Asunción, ahora única parroquia de la villa.
Dada la convulsa historia de nuestro país cainita, en el que tantas agresiones se han producido sobre el patrimonio artístico, es imposible establecer las diversas vicisitudes por el que han pasado los bienes litúrgicos y ornamentales del interior de nuestras iglesias, en particular la de Santa Ana. A este respecto creo que sería interesante documentar que le sucedió a este templo en la Desamortización de Mendizábal. De mi niñez recuerdo, en los años 40-50 del pasado siglo, que en esta iglesia de Santa Ana, si bien no había culto regular al menos tenía lugar en ella la catequesis y se celebraba la novena en honor de la santa titular. En aquella época estaban bastante deteriorados los retablos y las imágenes, que supongo sufrieron importantes estropicios durante la guerra fratricida. De la reciente restauración y su improbable uso litúrgico en los tiempos actuales parece ser que hay opiniones encontradas.

Notas.
*Manuel Serrano Sanz, autor del texto introductorio y de la transcripción, nació en
Ruguilla (Guadalajara) en 1866 y murió en Madrid en 1932. Fue historiador, americanista y escritor. Tras estudiar Teología en el Seminario de Sigüenza, se doctoró en Filosofía y Letras en la Facultad de Madrid. Con 23 años ingresó en el Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, siendo destinado a la sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional. En 1905 obtuvo la cátedra de Historia Universal, Antigua y Media de la Universidad de Zaragoza y fue nombrado Cronista Oficial de Guadalajara y su provincia en 1926. Previamente en 1911 fue nombrado académico correspondiente de la de Historia y de la Lengua, y en 1931 fue elegido numerario de la primera. Dirigió la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos y colaboró activamente en ésta y en el Boletín de la Real Academia de la Historia, entre otras muchas publicaciones, siendo una de ellas la que daba cuenta del descubrimiento del manuscrito del capitán Alonso de Contreras.

Si bien la ortografía del castellano de 1494 era diferente a la actual, el texto del libro de visita de 1494 es claramente comprensible, salvo algunas expresiones latinas, y palabras castellanas que aunque están recogidas en el Diccionario de la Real Academia (DRAE) considero necesario documentar a continuación.

(i) De vulto esta expresión aparece en el texto en varias ocasiones, todas con v excepto una con b. Vulto. (del lat. vultus) 1. m. desus. Rostro o cara. (DRAE).
(ii) Te igitur, es una expresión latina que significa: “A Ti, pues”. Es la oración que abre el canon, en el Misal romano. Al empezarla, el celebrante levanta las ojos al cielo, dirigiéndolos hacia el Crucifijo, se inclina profundamente, besa el altar y bendice tres veces el Cáliz y la Hostia; significando con todos estos gestos el profundo respeto y devoción que le inspira esta nueva fase de la Misa. La expresión "Te igitur" sirve para salvar la interrupción establecida por el "Sanctus" entre el "Prefacio" y el canon actual, unidos primitivamente.
(iii) Bacin (del lat. mediev. bacinus).
1. m. Bacineta para pedir limosna. 2. m. Recipiente de barro vidriado, alto y cilíndrico, que servía para recibir los excrementos del cuerpo humano. 3. m. coloq. Hombre despreciable por sus acciones. 4. m. ant. vasija ( para contener líquidos u otras cosas).5. m. ant. bacía (‖ vasija que usaban los barberos) (DRAE).
(iv) Açofar probablemente corresponde a Azófar (del ár. hisp. aṣṣúfr, y este del ár. clás. ṣufr).1. m. Latón. Del ár. lāṭūn, y este del turco altln, oro).
1. m. Aleación de cobre y cinc, de color amarillo pálido y susceptible de gran brillo y pulimento (DRAE).
(v) Alcatifa (del ár. hisp. alqaṭífa, y este del ár. clás. qaṭīfah). 1. f. Tapete o alfombra fina. 2. f. Arq. Broza o relleno que, para allanar, se echa en el suelo antes de enlosarlo o enladrillarlo, o sobre el techo para tejar (DRAE).
(vi) Brial (del fr. ant. y prov. blialt). 1. m. Vestido de seda o tela rica que usaban las mujeres. 2. m. Faldón de seda u otra tela que traían los hombres de armas desde la cintura hasta encima de las rodillas.(DRAE).
(vii) Pordemas, tal vez sea errata y signifique “por lo demás”.
(viii) Xpo es una abreviatura medieval de Cristo.
(ix) Randa (Etim. disc.).1. m. coloq. Ratero, granuja. 2. f. Guarnición de encaje con que se adornan los vestidos, la ropa blanca y otras cosas. 3. f. Encaje de bolillos. 4. f. Mar. Cabo con el que se aferra o se toman rizos a una vela.(DRAE) (En el Guadalcanal de mi niñez se usaba en la acepción 1).
(x) Portapase. No he podido documentar su significado
(xi) Mocárabe (de almocárabe).1. m. Arq. y Carp. Labor formada por la combinación geométrica de prismas acoplados, cuyo extremo inferior se corta en forma de superficie cóncava, que se usa como adorno de bóvedas, cornisas, etc. (DRAE).
(xii) Ihus Xpus, probablemente abreviatura de Jesucristo.
(xiii) Fustan, tal vez corresponda a fustán (de or. inc.). 1. m. Tela gruesa de algodón, con pelo por una de sus caras.2. m. Am. Mer., El Salv., Hond. y Nic. Enagua, combinación. (DRAE).
(xiv) Ynpla, es probable que corresponda a impla, (del b. lat. impla).1. f. Toca o velo de la cabeza usado antiguamente. 2. f. Tela de que se hacían estos velos.(DRAE).

Madrid, 27 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 182


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

Se mantiene la ortografía de la época)

Ordenanzas para la administracion de la fábrica de las minas de Guadalcanal, y de otras fábricas que se hicieren para otras minas de estos reinos.

Contadurías generales, número 3072.

30 de octubre de 1557.

EL REY.- Las ordenanzas que es mi merced y voluntad que se guarden en la administracion de la fábrica de las minas de Guadalcanal, y de otras fábricas que se hicieren para otras minas que se labraren en estos reinos, son estas:
Primeramente, el administrador general ha de proveer para traer á buen recabdo los metales que se sacaren de los pozos, desde las bocas dellos hasta la casa donde se han de guardar, se hagan los cajones de mádera que fueren necesarios con sus llaves, que sean para cada uno dos: de unas mismas guardas, una, que tenga la guarda del pozo, y la otra, uno de los tres depositarios de los metales y al tiempo que se sacáre el metal de los pozos en precencia de la guarda: y del veedor, sé ha de meter en los dichos cajones, y llevarse á la dicha casa de los metales en acémilas ó otras bestias, proveyendo que lo que se llevare de los pozos, que estuvieren cerca, de la dicha casa, haya persona que no pierda de vista las cargas, hasta que entren en éllas; y cuando estuvieren los pozos lejos, que vaya persona de confianza con las cargas; la cual casa ha de tener tres llaves en poder de tres personas de confianza que para ello ha de nombrar el dicho administrador, que han de ser depositarios de los metales, y en presencia dellas han de abrir los dichos cajones, y hacer echar el metal lo de cada género por si, agora sea rico ó pobre, los cuales dichos metales han de guardar con mucho recabdo y, vigilancia, pues se confia dellos sin peso, atento que no sé les podría hacer cargo cierto, á causa de salir el metal mojado; y que después que se escurriese y secase, pesara menos; y por otros respetos.
Al tiempo que se hobieren de dar los dichos métales para fundir, las dichas tres personas los han de dar y entregar al fundidor que por ellos viniere, por peso, y á treinta arrobas de metal cada fundicion, como se acostumbra, y mas ó menos lo que pareciere que conviene; y los dichos depositarios han de tener libro en que se asienten las fundiciones que dan, y á qué fundidor, y dé qué suerte de metal es, é el diá y mes y año, y las gretas y cendradas, y almártaga que para ello dieren, las cuales tambien han de dar por peso, y poner en el libro lo que dan de cada suerte destas, y lo que pesó, y todas las dichas partidas que dieren, las han de asentar en el dicho libro, y firmar todos tres en él; y ánsimismo el escribano de las fundiciones, cuando los dichos depositarios dieren los dichos metales para ellas, halo de asentar en su registro como se entregan a los fundidores, y lo que pesaron.

lunes, 26 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 181


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

Otrosí: no habeis de fundar ni formar fábrica ninguna semejante á la de Guadalcanal sin que nos consulteis muy particularmente las minas que hay, y de qué calidad de metales y provecho son, y en qué lugares están, y si hay allí cerca ó en la comarca la madera leña, carbon y agua que son menester para la dicha fábrica; y lo que mas conviniere, y lo envies al nuestro consejo de la hacienda, para que, con acuerdo del dicho consejo, Yo mandé proveer en ello lo que convenga.
Otrosí, porque en el buscar de las dichas minas de nuestra parte se pueden hacer muchos gastos, aunque lleváis comision nuestra para proveer que se busque, procurareis de evitar este gasto lo mas que ser pueda.
Otrosí: generalmente se os encomienda que tengais muy especial cuidado de mirar y proveer que todos los gastos y edificios, y otras cosas que se hubieren de hacer tocantes á la dicha fábrica, sean nescesarios, y se hagan con el mejor recabdo, y á la menos costa de nuestra hacienda que ser pueda, como de vos lo confiamos.
Terneis especial cuidado de avisarnos á menudo de todo lo que se hiciere, y del estado de las minas, y de los metales dellas, y á cómo acude, y lo que se saca dellas, y lleva á Sevilla, de lo que mas fuese necesarió, y de lo que conviniere proveerse, y enviar los despachos al nuestro consejó de la hacienda, para que se os responda y mande lo que habéis de hacer en todo.
Visitareis el pozo del Almaden; donde se saca el azoque, las veces que fuere menester: y daréis aviso al nuestro consejo de la hacienda de lo que os paresciere que se debe quitar, ó añadir, ó enmendar en la orden que está dada al administrador del dicho pozo, para que se beneficie y fabrique lo mejor que convenga, y á la menos costa que ser pueda, para que habiéndolo visto en el dicho consejo, se provea lo que se ha de hacer en ello.
Y pues dicen que el azogue es muy provechoso para benéficiar los metales y sacar dellos la plata á menos costa que cón los otros instrumentos que se usan, y que por esto se ha comenzado a usar dello en la Nueva España, informaros heis bien de cómo en ella se hace, y haréis la prueba dello en las minas de Guadalcanal; y si os paresciere que trae utilidad, y que se débe usar dello, hacerlo héis, y avisarnos heis del provecho que dello se sigue, y de la cantidad de azogue que será menester, para un mes ó dos, poco mas ó menos, para que lo mandemos enviar del dicho pozo.
Y mando que el traslado de está instruccion se asiente en los mis libros de la contaduría mayor, y en los libros de la rázon general de mi hacienda, que tiene al presente Hernando Ochoa, mi contador. Fecha en Valladolid, á treinta dias del mes de octubre de mil quinientos cincuenta y siete años.- La Princesa.- Por mandado de S. M., su Alteza en su nombre.- Juan Vazquez.

sábado, 24 de abril de 2010

ROMERÍA EN HONOR DE LA VIRGEN DE GUADITOCA

Con un magnífico día de primavera, se ha celebrado hoy sábado 24 de abril, la romería en honor de Ntra. Sra. de Guaditoca, en su ermita en la vega y junto a la rivera del mismo nombre.

Desde muy temprano fueron acudiendo los romeros a los alrededores del santuario de la patrona de Guadalcanal, que este año, debido a las abundantes lluvias, ha dificultado la entrada a algunas zonas, por la acumulación de agua y barro.




A las doce de la mañana se celebró la misa, cuyo recinto se llenó completamente con los romeros que pudieron acceder, permaneciendo numerosas personas a la entrada de la ermita.


La misa realizada por el párroco Juan Carlos de la Rosa, fue cantada por el coro que lleva el mismo nombre de la Patrona.

Durante todo el día ha habido una continúa entrada y salida de romeros, que han permanecido con la Virgen y se han despedido besando su mano.

A las cinco de la tarde salió la Virgen por las puertas del Santuario, dirigiéndose en primer lugar a la cruz, donde según la tradición se apareció a un pastor, junto a la rivera de Guaditoca. Después de rezarle una salve y cantarle unas sevillanas, iniciaron el camino que la llevará a Guadalcanal, donde llegó después de las nueve de la noche.


Esta noche permanecerá en el Convento del Espíritu Santo, como es tradicional desde que se iniciaron este tipo de romería. Mañana domingo por la tarde, será trasladada en procesión a la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción, donde permanecerá hasta finales de septiembre, que de nuevo volverá a su ermita.

viernes, 23 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 180


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

Otrosí: se ha de tener mucho cuidado que los metales que fueren de calidad que se deban labrar se labren con el recabdo que convenga. Los oficiales de tesorero y veedor han de ser proveidós por Mí, y el contador han de nombrar mis contadores mayores, para lo cual se les dará sus títulos; y si en el uso de sus oficios, ó en otra cosa cometieren algun delito ó exceso, hareis la informacion contra ellos, é inviarla heis ante los del mi consejo de la hacienda, para que por ellos visto se provea lo que sea justicia; pero cuanto á los otros oficios y personas que fueren necesarias para la dicha fábrica ó otras partes, tocante á vuestro cargo, habeislos de nombrar y proveer vos, á los cuales podréis señalar los salarios que os pareciere; y por ser la hacienda de estas minas de la calidad que es, habéis de tener mucho cuidado que las personas que pusiéredes para el gobierno della sean conoscidas y honradas, y de confianza, porque importa mucho esto para el buen recabdo de la hacienda; y porque no se acodicien á ella, darles heis salarios competentes segun la calidad de las personas, y el trabajo de los oficios que administraren, y las carestías de los tiempos; y debeis mirar mucho que los tres depositarios que hubieren de tener cargo de rescibir los metales, pues es ejercicio de tan gran confianza por haber de rescibir sin peso todo lo que se sacare de los pozos, y otras cosas de fundiciones, y afinaciones, y lavaderos, que sean personas muy fieles, y de cuenta y razon, y que den fianzas bastantes y con vuestros libramientos el tesorero les pagará sus salarios, tomando la razon dellos el contador, con lo cual, y con carta de pago de las partes, ó con los otros recabdos que vos pusiéredes en las libranzas, mando que le sea rescibido y pasado en cuenta lo que así pagáre.
El dinero que fuere menester para los gastos de la fábrica, se ha de ir librando por mis cédulas al tesorero de las minas en los oficiales de la casa de la Contratacion que han de tener cargo de rescibir la plata que procediere dellas, y de beneficialla y hacella moneda; y porque no haya falta dello para los dichos gastos, avisareis con tiempo al mi consejo de la hacienda de lo que fuere menester que se provea, para que se os envíe la cédula dello por tal orden, que siempre haya recabdo de dineros en la fábrica para el gasto della dé un mes adelantado, y de lo que se gastare en ella iréis enviando á la contínua vuestras relaciones al dicho consejo.
Otrosí: proveereis que en el verano se recoja y compre toda la cantidad de carbon que se pudiere haber, y se guarde con el mejor recabdo que fuere posible, porque no falte en el invierno cuando no se pueda hacer ni traer, pues el daño que suele subceder de guardarse mucho el carbon, se remedia con aprovecharse de lo menudo para moler, y hacello carbonilla para los hornos de las fundiciones.
Si pacesciere que el ensayador que agora está en las dichas minas no es muy experto, y liberal, y fiel en hacer los ensayes, hase de buscar otro que sea tal, y dalle salario competente, y proveerle de pesos y de todos los otros aparejos que hubiere menester para hacer los dichos ensayes.

jueves, 22 de abril de 2010

CELEBRACIÓN DÍA DEL LIBRO 2010

Manifiesto DÍA DEL LIBRO
Es difícil no tener amor a los libros, no sólo porque pueden ser nuestros mejores amigos, sino porque también son nuestros acompañantes continuos que nos ofrecen entretenimiento, nos enseñan a buscar la sabiduría, a provocar la inteligencia, además de ser el medio más apropiado para avanzar por el camino hacia la libertad y el entendimiento. Amar los libros es signo de inteligencia y de sensibilidad, de buscar la educación, desarrollar la inteligencia y aumentar la cultura. Los libros son un verdadero muro que dificulta la equivocación, que lucha contra la indiferencia, que nos muestra nuestros errores, que esquiva la ignorancia y reaviva la memoria y el saber. Siempre nos habla en silencio, con prudencia pero nunca en soledad, dispuestos a evocarnos todas las emociones y recuerdos.
El libro calla hasta que el lector logra dialogar con él, entonces expone sus razones y ahora sí, exige colaboración, porque es la herramienta más útil para difundir el saber y la más eficaz. Como cualquier instrumento tiene sus reglas y sus defectos y hay que utilizarlo con prudencia; esencialmente son el vehículo más útil para contribuir al desarrollo de la cultura, a la salvación de los maestros clásicos, al incremento de la ética y del progreso. Pero no podemos olvidarnos que también hay libros delincuentes que nos roban el tiempo, falsarios e hipócritas.
Un único libro puede multiplicar los lectores y potenciar a otros muchos totalmente diferentes, de distintos países, de diferentes idiomas y de diversas culturas, y esa es otra de las particularidades maravillosas de este objeto, gracias al cual el saber personal se transforma en información colectiva y en conocimiento general. Leer es una referencia fiel y segura que garantiza el progreso y es un instrumento maravilloso para salvar y conservar la dignidad. Quien se vanaglorie de proteger la verdad, de buscar la felicidad propia y ajena, de transmitir la ciencia, de aumentar la sabiduría, encontrará en el libro el camino más seguro y casi exclusivo.
“Dar entrada a autoridades por muy togadas que sean en nuestras bibliotecas y dejar que nos digan cómo debemos leer, qué debemos leer, qué calor debemos de dar a lo que leemos, es destruir nuestro espíritu de libertad. En todas las demás esferas del vivir nos atan mediante leyes, etc. pero en la lectura no”, escribió Virginia Woolf; y es evidente que la lectura es un acto individual, libre y selectivo, y que el lector debe de ser consciente de lo que debe, puede y quiere leer, porque como lectura obligada o impuesta, como otras tantas cosas, puede ser perfectamente inútil.
El libro siempre está presente en nuestras vidas como algo tan familiar y cotidiano que por momentos dejamos de admirar el prodigio que representa y los grandes momentos que aportan a nuestra existencia. El libro puede ser nuestro amigo, nuestro compañero, pero también puede ser nuestro más falso amigo cuando se lee en exceso y no se asimila, cuando no se piensa lo necesario puede llegar a ser un instrumento adulterador de la propia vida, un falsificador de la existencia, un embaucador, pero no deja de ser un tramposo con el que colaboramos para que lo sea y le dejamos hasta el límite justo, porque aunque tiene facultades suficientes para manejar a su antojo nuestras conciencias, el usuario debe de saber hasta qué punto debe de llegar. Pueden los libros ser enemigos, pueden ser superfluos, pueden ser perniciosos y hasta para algunos inútiles, o al menos dudosos de que puedan ser útiles, pero siempre el libro es sinónimo de libertad.
Desde la invención de la imprenta se lleva especulando con la desaparición del libro. Desde sus inicios ha evolucionado poco, bastante poco, porque es un producto casi perfecto y no ha sido necesario que por él pasaran nuevas reformas ni innovaciones, ni para mejorarlo ni para cambiarlo, sólo algunos simples retoques sin más. Ni lo necesita ni lo requiere, es uno de los más grandes inventos de la historia y así va a quedar. Un objeto maravilloso, tentador y deseado. Todas estas nuevas disputas y digresiones sobre su desaparición me parecen, al menos en varias generaciones, totalmente superfluas y que en poco excederán estas controversias actuales a las del siglo XVI entre antiguos y modernos.
Nunca es tarde para acercarse a los libros como nunca es tarde para casi nada; además no existe placer más barato, más inocente y mejor remunerado que el goce que produce la lectura. Señalaba Montesquieu que la mejor medicina, la única que había encontrado para paliar los disgustos que la propia vida le daba sólo era una buena lectura. Celebremos este nuevo 23 de abril cuidando nuestra salud, leamos un libro.
Jesús García Sánchez




En la Biblioteca Municipal de Guadalcanal, nos hemos reunidos hoy 21 de abril, para celebrar anticipadamente el Día Internacional del Libro. Como ya esperábamos, la asistencia no ha sido masiva, pero diríamos que ha sido interesante la hora que más o menos hemos pasado algunos componentes del Club de Lectura y otros asistentes que nos han acompañado.

Abrió el acto la Concejal de Cultura, Mª Jesús Jaramillo, que hizo una pequeña introducción y acto seguido inició la lectura de algunos poemas del autor elegido este año, Andrés Mirón.

A continuación todos los asistentes fueron leyendo poemas de los diferentes libros de Andrés Mirón, repitiendo algunos de los lectores, en varias ocasiones.

Les ofrecemos esta décima que el autor dedicó a la Puerta del Jurado.

Por esto que ayer fue puerta
convocando a la distancia
vengo a buscar una infancia
que no hallo viva ni muerta.
Más lo cierto es que está abierta
a un campo de soledad.
Se cruza a cualquier edad
y no hay posible regreso,
pues hoy es puerta de ingreso
a la misma eternidad.

Este año, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha elegido “Poemas Escogidos, de Luis Rosales y con unos de sus poemas finalizamos nuestro artículo.

MUERTE Y MATERNIDAD

Ya sólo vivo de quererte tanto,
tanto que siento aún aquella breve
asunción de tu sangre que se mueve
dando vida a mi cuerpo,
y el espanto

de volver a sentir de cuando en cuando
el roce de tu entraña, ya tan leve
que algo que es sangre cristaliza en nieve
y algo que es nieve cristaliza en llanto.

Ahora desde tu muerte renaciendo
naces conmigo y si mi voz te nombra
ya tu niñez coincide con la mía;

te busco hasta morir, te estoy viviendo
como dentro de un túnel y en su sombra
de nuevo quiero vez la luz del día.

miércoles, 21 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 179


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

Otrosí: la tierra que se saque de los dichos pozos habeis, de proveer que no se eche junto á las bocas dellos, sino arredrada, para que no cargue sobre lo hueco de los pozos y se hundan.
Item: habeis de proveer que se tenga cuenta con reparar y trastejar los cobertizos que están sobre las bocas dé los pozos, y de que se hagan otros semejantes en los pozos qué de nuevo se abrieren y fueren de provecho: y en los tiempos y horas que no se trabajáre en los dichos pozos, habeis de proveer que se quíten las maromas de los tornos y se guarden debajo de llave, de manera que no pueda bajar á ellos ninguna persona.
Otrosí: habeis de proveer que, cuando hubiere algun pozo dé que no se saque metal junto á otro rico, que no hagan mina por bajo que vaya á dar en el pozo rico para sacar el metal; y si alguna estuviére hecha, que se atape la boca que saliere al pozo rico, por excusar los hurtos que por allí se podrian hacer.
Otrosi : cuando los pozos hicieren agua, habeis de proveer que se desagüe en la parte qué fuere necesario para sacar el metal; y asimismo en tiempo de calor y enjuto habeis de proveer que se saque la mas cantidad de métal que ser pueda, y meter para ello la gente necesaria y que cupiere en los pozos, para que haya que fundir y afinar en el invierno, cuando por las aguas y humedades no se pueda sacar el metal; y especialmente habeis de tener gran cuidado de hacer ensanchar las minas del pozo rico de Martin Delgado á todas partes donde encaminare la caja, porque quepa mas gente para cavar.
Todos los materiales é instrumentos é aparejos y otras cosas que fueren menester para la labor de la dicha fábrica, asi para tener de respeto como para gastar cada día, los habeis de hacer comprar á las personas que os paresciere que son de mas confianza, dándoles para ello la orden necesaria; y de los maravedis que en ellos se gastaren, se haga libramiento firmado de vuestro nombre, y señalado por el dicho contador, y habiendo tomado la razon en su libro y tomando carta de pago el tesorero de las partes que rescibieren el dinero y supieren escribir; y porque los mas de los que vienen á vender las tales cosas no lo saben, dará fé de la paga con testigos el escribano de la fábrica, y de las cosas de esta que se hobieren dé comprar fuera de la fabrica, asi en Sevilla como en otras partes, proveereis por qué orden se ha de hacer, y los recabdos que han de tomar ó enviar de las compras las personas que las hubieren de hacer para satisfaccion de los precios dellas y librareis lo que en ello montáre en la forma susodicha.
Otrosí - los salarios que se hubieren de pagar á los oficiales y ministros de la dicha fábrica, asi por los títulos que Yo mandáre dar á las personas que he de proveer, y las personas que vos habeis de nombrar, como los que hubieren de haber las personas que los mis contadores mayores han de proveer, se han de pagar por el tesorero, por los libramientos qué hiciere el contador, siendo firmados de vuestro nombre y tomada la razon por el dicho contador; y con este recabdo y con las cartas de pago de las partes, sean rescibidos en cuenta al dicho tesorero los maravedis que por ellos pagáre.
Otrosí: cuanto á los jornales de los plomeros, y de todos los demas obreros, y trabajadores, y oficiales que trabajaren en la dicha fábrica, porque seria cosa de mucho embarazo hacer para cada uno un libramiento, se ha de tener la orden siguiente: que la persona que es ó fuere nombrada para señalar los dichos obreros y trabajadores, dé una copia en fin de la semana de todos los dichos plomeros que hubieren trabajado, especificando en ella cuanto tiempo trabajó cada uno, y por qué jornales ó salarios, y en qué pozos ó labores, y lo mismo de las bestias que se trujeren á jornales; y la tal copia sea firmada del dicho veedor, y de la tal persona que los nombrare, y del escribano, y los maravedis que en ella montaren por junto, los librareis por vuestra libranza al pie de la tal copia, y la señale el dicho contador y tome la razon della; y con este recabdo el dicho tesorero pague los domingos; despues de haber oído misa, en mano propia á las personas ú quien tocáre cada partida, públicamente á donde todos ló puedan ver, la cual paga se haga en presencia del dicho veedor, y firmándola él y el escribano, y con estos recabdos se resciba en cuenta al dicho tesorero los maravedis que en la dicha copia sé montáren; y cuando vos estuviéredes ausente de la fábrica, firmará las dichas libranzas uno de los oficiales que Nos ponemos en la dicha fábrica, cual vos nombráredes.

martes, 20 de abril de 2010

DÍA DEL LIBRO EN LA BIBLIOTECA MUNICIPAL


En la Biblioteca Municipal de Guadalcanal, se celebrará un acto el próximo miércoles día 21, para conmemorar el Día del Libro.


El Club de Lectura ha preparado un acto que estará dedicado al poeta Andrés Mirón, y durante el mismo se dará lectura a poesías de este autor guadalcanalense.


El acto es de acceso libre para todas las personas que quieran escuchar y leer poesías y se celebrará a las 20:30 horas, en el salón de actos de la Biblioteca.

lunes, 19 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 178


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)


V. M. me hizo merced, cuando fue servido de mandarme servir en este negocio de las minas, de una cédula para los oficiales de la casa de Contratacion de Sevilla, para que me diesen sin nungun embarazo la plata que me trujesen de Indias, constando ser mia, no embargante cualquiera orden que estuviese dada ó se diese por V. M.; los oficiales de Sevilla cumplieron la cédula, y dieron el dinero á la persona que tenia mi poder, y pasados dos dias, me la tornaron á tomar, como parece por el testimonio que se presenta ante V. M.; yo he pedido en el consejo de hacienda que me manden volver la plata y cumplir la cédula, porque el haberme tomado la plata de aquella manera, no se ha hecho con ningun mercader, ni con otra persona: hasta ahora no lo han remediado. Suplico á V. M. sea servido de mandar dar una sobrecédula para el consejo de la hacienda para que se desembarace mi hacienda.
Suplico á V. M, sea servido de mandar que se envie el despacho del asiento que se tomó conmigo sobre el gengibre y las otras cosas, porque se.pierde mucho tiempo, y hay peligro en la tardanza.- N. S. la S. C. R. P de V. M. guarde con acrecentamiento de mayores reinos y señoríos como los criados de V. M. deseamos.- En Valladolid, á veinte y nueve de octubre de mil quinientos cincuenta y siete.- De V. S. C. R. M. humilde criado que sus reales manos besa.- Don Francisco de Mendoza.

Instruccion dada á don Francisco de Mendoza para el buen desempeño del cargo de administrador general de las minas, en especial de las de Guadalcanal.

Contadurías generales, núm. 3072.

30 de octubre de 1557,

EL REY.- Instruccion de lo que vos don Francisco de Mendoza, nuestro administrador general de las minas destos, reinos, habéis de hacer en lo tocante á la fábrica de las minas de Guadalcanal, y de otras fábricas que se hicieren para otras minas que se hubieren de labrar, y es lo siguiente:
Primeramente habeis de hacer guardar las ordenanzas que he mandado hacer para las dichas minas, las cuales se vos dan originalmente para que las entreguéis al contador de las minas de Guadalcanal, y vos toméis un traslado signadó dellas. Habeis de tener mucho cuidado que los pozos que se han abierto y abrieren en las dichas minas estén bien ademados y asegurados para que no se hundan ni caigan; y para esto hacerlos heis visitar á menúdo á personas que dello sepan, para que se vayan reparando y sosteniendo como convenga.
Y porque el principal provecho de las minas es buscar y sacar el metal dellas, habeis de hacer mirar las señales de las cajas que van en la superficie de la tierra cerca de las minas ricas, y hacer abrir cuantidad de pozos en ellas, ahondándolos hasta el nivel donde en los otros comarcanos se halló el metal rico, y mas si paresciere, hasta topar con ello, y meter la gente que fuere necesaria en todos para que saquen metal en abundancía.
Otrosí: habeis de mirar y proveer que las puentes que hay de la boca de un pozo á otro, no se desbaraten ni caven, sino que se sustenten, pues así conviene á la conservacion de las minas.

sábado, 17 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 177


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

De Guadalcanal tengo cartas: dícenme que el pozo de la Traviesa anda muy bueno, y no tal el rico. En el de Adan ha faltado el metal, y de que yo sea, daré priesa á ahondar algunos de los de la gran compaña, y otro que está antes del rico, que dicen de Lozano. De estos tengo gran esperanza, y si pudiere entender de alguna mina que sea tal, asentaré fábrica en ella. De la de Aracena me escribe la persona que alli está con poca satisfaccion: yo tengo aquella mina por rica, y en la tierra creo que las hay buenas.
Delgado el clérigo, que escribió á V. M. que habia andado por orden mia á buscar minas, murió en esta corte.
Nuestro Señor la S. C. R. P. de V. M. guardé con mayores acrescéntamientos de mayores reinos y señoríos como los criados de V. M. deseamos. En Valladolid, á doce de agosto de mil quinientos cincuenta y siete.- De V. M. humil criado y vasallo que sus reales pies y manos besa.- Don Francisco de Mendoza.

Otra carta de don Francisco de Mendoza al señor Rey don Felipe Segundo.

Secretaría de Estado.- Correspondencia de Castilla, núm. 124.
29 de octubre de 1557.

S. C. R. M. -Yo me he detenido aqui solicitando al consejo de la hacienda enviase á V. M. el parecer sobre lo de las minas; dicen que irá en este correo, deséolo, porque es el negocio mas importante que yo sé que se pueda tratar ahora en España. Suplico á V. M. sea servido de mandar enviar la resolucion, porque esta primavera se entienda por todos como han de buscar minas, y labrallas, y sepan, la parte que han de haber, y haya tiempo de hacélles ordenanzas. La noticia que se tiene de minas ricas es muy grande: yo certifico á V. M. que me persuado á que mucho de lo que dicen es verdad, y que aunque falte gran parte, no será menos rico que lo del Perú.
Al consejo de hacienda he pedido orden para poder visitar lo de Almaden, porque no quisieron darme poder para que lo tuviese á cargo en la comision que tengo: vistó aquello y entendido, haré relacion á V. M. de lo que es.
El consejo de la hacienda ha querido darme ordenanzas de lo que tengo de hacer en mi oficio, y en particular de lo que se ha de hacer en la fábrica de Guadalcanal: hanme mostrado un traslado: yo no paro en ninguna cosa, ni pararé en lo que á mi me toca, si no que en dándome las ordenanzas y la comision para lo de Almaden, me partiré de aquí, y será dentro de cuatro dias, segun me dicen.
La fábrica de Guadalcanál tiene todo el buen recado que conviene, y se labran los metales lo mejor que ahora se sabe, acá se hace buena cantidad de plata: llegadó á Guadalcanal escribiré á V. M, lo que es, y la costa que se tiene.
De la nueva España me escriben que se aprovechan mucho del azogue, y que sacan la plata con él de todos metales, tengo la relacion de como se hace, y pienso proballo, aunque estoy tan incrédulo de esto, como de que se puede sacar la plata sin fuego.

jueves, 15 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 176


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

Otra carta de don Francisco de Mendoza al señor Rey don Felipe Segundo.

Secretaría de Estado.- Correspondencia de Castilla, núm. 124.
12 de agosto de 1557.

S. C. R. M.- Cuatro días ha que me dieron los del consejo la comision de la administracion. El traslado de ella envío á don Bernardino de Mendoza.
Los administradores que han estado en la mina de Guadalcanal han enviado siempre á Sevilla por los dineros que convenía para la fábrica, y por solo su recaudo se les ha enviado todo lo que han habido menester: en esta comision que se me da lo quitan, y dice el consejo que es mala orden, y que la libranza que se hiciese en Sevilla para esta provision ha de ser suya, y que se lo escriba para que lo libren, y que ninguna persona acostumbra á librar en la hacienda de V.M.
Yo he replicado que en hacerse como hasta aqui no hay mal recaudo, pues el que libra en los de Sevilla es para que traigan el dinero necesario, y lo entreguen al tesorero de la fábrica, y la libranza no ha de ser por menudo, sino lo que fuere menester para quince ó veinte dias, y cada día que quisiere el consejo puede saber lo que se libra, ansi de los de Sevilla, como de mí, para ordenar de nuevo lo que les paresciere que conviene; y no está el buen recaudo en librar, sino en el gastar, y con esto se debe tener cuenta.
Ansimismo, que esta plata que sale de las minas, no se puede tener por hacienda de V. M., hasta que estén sacados los gastos de la fábrica, y que el que libra, es como mayordomo de la persona que da el fruto de la granjería, para que le provea de lo necesario para el sostenimiento de la misma hacienda.
En hacerse como han ordenado, hay inconveniente, porque es menester estar el dinero sobrado en el tesorero de las minas, porque cada dia se pagan cosas para la fábrica y alquileres de gente, y en cualquiera cosa que falte, se pierde mucho en el beneficio de la plata, asi como en irse el fundidor ó otra persona, ó no haber materiales para cualquiera de los beneficios que se hacen en los metales, y en cualquier dilacion que haya; y segun la que ha habido en despachar las cosas que tocan á minas, puédese presumir que la habrá algunas veces en el librar. V. M. sea servido de mandar lo que mas convenga á su servicio, que yo pido lo que me paresce que conviene á aquella fábrica y á las demás que se hubieren de labrar; porque me paresce que las veo muchas veces paradas por falta de dinero.
Yo solicito que se envíe á V. M. los paresceres sobre el general de las minas; como es cosa que toca á letrados no hay que decir los que no lo son, sino que se pierde mucho en la dilacion.
V. M. ha de dar nueva orden en esto de minas para que la gente busque, y labre y entienda la parte que han de haber. Antes que se publique conviene que V. M. mande hacer ordenanzas para que la gente sepa cómo ha de descubrir, y la parte de mina que les cabe, y cómo unos entre otros se han de haber, porque serán infinitos los pleitos que sobre minas habrá, y también convendrá declaracion sobre las que estan descubiertas.

martes, 13 de abril de 2010

ADIÓS AL PUESTO DE LOS JERINGOS

Esta mañana, cuando iba a comprar el periódico, al mirar el panel luminoso que el Ayuntamiento ha puesto en pleno casco urbano, declarado de interés cultural, me encuentro con lo que ustedes pueden ver en la fotografía adjunta. Están tirando el puesto de los jeringos de Trini.

No sabemos cuantos años llevaba en este lugar, pero apostamos que más de cincuenta. Este puesto, junto con los otros dos que pueden ver en esta otra fotografía de mediados de los años cincuenta del pasado siglo, era lo que quedaba del antiguo mercado de abastos, que fue derruido cuando se habilitó la antigua iglesia de San Sebastián como nuevo mercado, en el año 1952.

De los tres puestos, el único que ha mantenido el mismo uso, ha sido este de Trini y el Calé, aunque ahora lo lleva su hija Trini
y su marido José María. El del centro, fue pesc
adería, carbonería, zapatería… y el tercero, como podemos ver en la fotografía, fue entre otras cosas, kiosco de revistas, regentado por la familia de Rafael Caballero (Rajamanta).

De todas formas, quiero tranquilizar a nuestros lectores, porque podrán seguir degustando y disfrutando los jeringos de Trini, ya que sólo se van a realizar unas obras de mejoras en el mismo.






LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 175


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

La tercera, y de mas dificultad, es que lo insólito y no pensado quita el consentimiento y contracto de arrendamiento, se ha de tener por ninguno por falta de voluntad y consentimiento, y asi se puede convenir contra él, pues el derecho lo permite.
Resulta que S. M., tomando el hacimiento y labor de las dichas minas, no ha hecho agravio al arrendador ni á otro, pues hace lo permitido por derecho.
De todo junto resulta, que justamente y con buena conciencia se puede tratar y tomar medio con el arrendador y halladores, dándoles cualquier ganancia.
Conviene que S. M., teniendo respecto á lo dicho, y usando de poderío real y plenísimo con las cláusulas acostumbradas, revocando cualesquier leyes que sean en contrario, tome para su patrimonio real las dichas minas y todas las del reino para las poder labrar y beneficiar, ó arrendar y dar á parte libremente y por voluntad de S. M.; lo cual servirá asi para las minas halladas, como para la orden que en ello S. M. de nuevo fuere mas servido dar.

Capitulo de carta de don Francisco de Mendoza al señor Rey don Felipe Segundo.

Secretaría do Estado.- Correspondencia de Castilla, núm. 124.

1º de agosto de 1557.

S. C. R. M.- Escribo á V. M, como pareció al conde Ruy Gomez y á Gutierre Lopez que no usase de la comísion que V. M. me habia enviado sobre tomar concierto con las personas que pretenden tener parte en la mina de Guadalcanal, ni se publicase que tenia el poder hasta que el doctor Velasco mirase en este negocio lo que convenía al servicio de V. M.: hélo hecho ansi: después de visto por el doctor Velasco, el conde y Gutierre Lopez han acordado lo que, escriben á V. M., y que hasta que V. M, responda esté esto suspenso: harélo ansi , y es conforme á lo que V. M. me manda por la carta que fue servido de mandarme escribir de cómo tengo de entender en ello, que dice que lo trate informado dé los derechos de cada uno, y lo efectúe con el parecer del conde y Gutierre Lopez.
(Sigue despues hablando de negocios personales suyos.)
Nuestro Señor la S. C. R. Persona de V. M. guarde con acrecentamiento de mayores reinos y señoríos, como los criados de V. M. deseamos. En Valladolid, primero de agosto de mil quinientos cincuenta y siete.- De V. S. C. R. M. humil vasallo que sus Reales pies y manos besa - Don Francisco de Mendoza.

domingo, 11 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 174


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)


Apuntamientos y cartas de don Francisco de Mendoza, sobre los negocios de las minas.
Secretaría de Estado. - Correspondencia de Castilla, nº 124.

Don Alonso de Córdoba y Diego de Vargas, que pretenden incluirse estas minas en los límites de sus privilegios, no tienen justicia, porque, por la medida que está hecha por medidores nombrados por la justicia, se averigua estar las minas fuera de los límites de sus privilegios. Dice mas uno de estos letrados, que si estos privilegios no estan confirmados por V. M., no sería V. M. obligado á los guardar.
Que los descubridores de estas minas no tienen derecho ni justicia para que se les haya de dar parte alguna de estas minas, ni de lo procedido y que procediere de ellas, porque todas ellas son enteramente de V. M. y de la corona real, y cualquiéra cosa que se les mande dar es hacelles merced y gracia de ello.
Que Juan de Xedler y Juan de Xuren, su cesionario mediante el dicho su arrendamiento, no tienen derecho ni justicia en cuanto á estas minas, ni V. M. es obligado á estar ni pasar por su arrendamiento; pero que es justo se les manden pagar las costas y gastos que averigüen haber hecho con maestros y oficiales, y otras cosas, para la administracion y beneficio de estas minas, y de lo demas contenido en el arrendamiento; y mandalles ansimismo hacer alguna merced por el riesgo en que se pusieron en hacer los dichos gastos, no sabiendo el efeto que de ellos podria succeder.
Para la determinación de las dubdas de minas de Guadalcanal y de todo el reino se han de notar las conclusiones y consideraciones siguientes.
La primera: que todas las minas de oro y plata halladas, asi en lugares públicos como en particulares, son de los Reyes de España por leyes de España y por derecho comun, segun opinion de doctores de mucha autoridad: puesto que otros tuvieron lo contrario en las halladas en lugares particulares, hemos de tener y guardar las leyes del reino especial, pues son conformes, y en aprobacion de la dicha opinion, y que los Reyes de España no tienen ni reconoscen superior.
Resulta que los Reyes de España, como verdaderos señores de las dichas minas, las pueden mandar labrar y beneficiar, ó arrendar.
La segunda: que el señorío y derecho ganado por particulares graciosamente por hecho del Príncipe ó por ley suya positiva ó civil, se lo puede el Príncipe quitar sin causa, y sin dar por ello cambio ni recompensa, usando de poderío pleno; y ésta es comun opinion, segun muchos doctores dicen y afirman, puesto que otros tienen lo contrario; y por confirmacion es de notar que en el contrato del arrendamiento hecho se pone por condicion y limitacion que puedan buscar minas todos los que quisieren, y se les dió graciosamente á los halladores por el Príncipe, quitando al arrendador y limitando su arrendamiento.
Resulta que S. M. tomó justamente y pudo tomar las dichas minas de Guadalcanal para sí, haciéndolas labrar y beneficiar, y de derecho asi se presume que se hizo por las mejores causas y poderío que se pueden dar y considerar en su Magestad.

viernes, 9 de abril de 2010

CLUB DE LECTURA


Organizada por la responsable de la Biblioteca Municipal, Esther Rivero, se ha celebrado una reunión del Club de Lectura, que recientemente de formó por personas interesadas en la lectura y posteriores comentarios y discusiones sobre el libro leído.

En total hay alrededor de quince personas que componen este Club, de las que asistieron ayer diez componentes, las que podemos ver en la fotografía y el que escribe.


El libro elegido para iniciar esta actividad, ha sido LA MIRADA DEL OTRO, de escritor y periodista Fernando G. Delgado.

Aunque el libro en principio no ha gustado a casi nadie, sin embargo, durante más de una hora, se mantuvo una abierta discusión sobre él, incidiendo en varios de sus personajes: Begoña (la protagonista), su madre, Daniel, Ignacio, Elio, Rhon, etc. intentando analizar lo que el escritor ha querido decir en este libro.

Ha sido interesante esta primera reunión de los componentes del Club, que esperamos se amplien para próximas reuniones.

En principio está prevista la próxima reunión para el jueves 15 de abril, a las 20:30 horas, donde se analizará la película que con el mismo título realizó el director Vicente Aranda. Igualmente en este día se comentarán los actos que se quieren organizar para celebrar "El día del Libro", el próximo día 23 de abril.

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 173


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

En lo del pozo del Almaden, la persona que está nombrada como á V. M. escribimos para entender en la fábrica y administracion de aquellos pozos está ya despachada, y lleva las instrucciones y otros recaudos necesarios para que se administre y beneficie aquella hacienda como conviene, y á don Francisco de Mendoza se le ordenará lo visite como V. M. manda.
Por cédula de S. M. de cinco de mayo de mil quinientos cincuenta y siete se mandó á Diego Lopez, Veinticuatro de Sevilla y administrador de las minas de Guadalcanal, viese una cédula que S. M. mandó dar dirigida á Agustin de Zárate, administrador que fue de aquellas minas, por la cual se le mandaba que librase en los de varios de la plata procedida de ellas al factor Hernando Lopez del Campo y á Gerónimo de Salamanca cincuenta mil ducados, en cuenta de cierto asiento que con ellos se tomó sobre doscientos cincuenta y nueve mil novecientos diez ducados que se les hubieron de pagar por ciertos dineros con que se socorrieron á S. M., y que vista el dicho Lopez como si á él fuera dirigida, la guarde y cumpla.

****
Carta de don Francisco de Mendoza al Señor don Felipe Segundo sobre los negocios pertenecientes á las minas.
Secretaría de Estado.- Correspondencia de la corona de Castilla, n. 121.
10 de mayo de 1557.


Sacra católica Real Magestad.- A veinte y nueve del pasado escribí á V. M. que don Iñigo mi hermano daria cuenta de algunas cosas que se han ofrecido acerca de lo que V. M. manda tocante á las minas, y porque he entendido que se quedó en Flandes, la daré yo en esta. V. M. fue servido de mandarme escribir en este negocio, y por no poder Eraso con los muchos negocios que tenia, y ocupaciones, é hacer luego el despacho, me mandó V. M. venir con el conde de Melito, diciendo que me lo mandaria enviar con correo, y que si algo faltase en la comision escribiria á la serenísima Princesa que lo proveyese, porque era V. M. servido que se me diese comision larga y poder para que mejor pudiese servir y hacer lo que me mandaba: yo vine con el conde, y en el tiempo que aquí estuvo nunca se trató conmigo cosa de minas: mandóme su Alteza ir á visitar las de Guadalcanal é hícelo, y dí la orden que convino; volví aquí para la Pascua pasada, y hasta la fecha desta no me han llamado los del consejo de hacienda para que dé razon de lo que hice, ni se me ha dado despacho, ni parte de negocio que toque á minas, antes han proveido á Ambrosio Rótulo para el Almaden, minas del azoque, y le dieron comision é instruccion sin hacer cuenta de mí, sabiendo el consejo que es aquella una de las principales cosas que V. M. me mandó y encargó, y dan asimismo licencias para descubrir minas y ahondarlas: yo les he hablado en particular, dándoles á entender lo que conviene al servicio de V. M. que tengan cuenta con estos negocios de minas: las ocupaciones que tienen son grandes, y como digo hasta agora no se me ha mandado que entienda en nada, ni V. M. ha sido servido de mandármelo escribir aunque han venido correos. Yo no he pretendido ni pretendo en esto interés mio, sino servir á V, M. de manera que me haga merced en otra cosa; y así suplico á V. M. se acuerde de la manera como me mandó servir, y que yo no hice réplica ninguna sino ofrecerme á hacello lo mejor que yo supiese; digo esto para que V. M. entienda que la dilacion que hay en esto, que tanto importa, no es la culpa mia.
De la Isla de Santo Domingo escriben que una caravela que venia de san Juan de Puerto Rico á santo Domingo habia encontrado otra caravela que venia de Tierra firme, y que le habia dado nueva que un Peña, vecino de Guamanga, habia dado de puñaladas al marques de Cañete: aunque esta nueva se tiene por muy mentirosa, la escribo á V. M. para que si otros la escribieren no se le pueda dar crédito; las razones son porque nunca navío que partiese de Tierra firme para venir á España, hizo tal navegacion que pudiese pasar por encima de santo Domingo á donde habia de encontrar con esta caravela, sino por bajo de la Isla entre Santo Domingo y Cuba, y lo ordinario van á la Habana. Hay cartas á mercaderes de Sevilla de Tierrafirme, fechas en enero y dicen que estaba el Perú pacifico: yo conozco al Peña qué dicen, y es hombre de bien y viejo, y cuerdo, persona á quien se podia menos levantar tal disparate de los que hay en aquella provincia. Guarde nuestro Señor la católica real persona de V. M., con acrecentamiento de mas reinos y señoríos como sus vasallos y criados deseamos. En Valladolid á diez de mayo de mil quinientos cincuenta y siete.- De V. C. R. M.--Humil vasallo y criado Q. L. R. P. y M: de V. M. B. -Don Francisco de Mendoza.

miércoles, 7 de abril de 2010

LAS MINAS DE PLATA DE GUADALCANAL - 172


Continuación del libro editado por Miguel del Burgos en el año 1831, NOTICIA HISTÓRICA DOCUMENTADA DE LAS CÉLEBRES MINAS DE GUADALCANAL. Tomo I

(Se mantiene la ortografía de la época)

Carta de don Francisco de Mendoza al señor Rey don Felipe Segundo.

Secretaría de Estado.- Correspondencia de Castilla, núm. 124.

27 de abril de 1557.

S. C. R. M.- A pocos dias que llegué aquí á Valladolid me mandó la serenísima Princesa ir á las minas de Guadalcanal, porque tenia relacion que no estaban con buen recaudo, y que habia falta en el beneficio de los metales: yo fuí y dí la mejor orden que supe, y lo dejé asentado, y al aleman conforme con el que está por administrador. La mina va buena: del pozo rico se saca la cantidad de metal que solía; y el pozo de Adan da el mismo metal como el rico, y va asentado, que es de donde llevé á V. M. un pedazo de piedra que huele á cieno. Asímismo se saca deste metal de piedra del pozo de la Traviesa, que es cerca del de Adan ácia el rico, de cada uno destos dos pozos se saca tanta cantidad de metal como del rico, y mejor en ley: espero en Dios que estos dos pozos darán mas, porque ha poco que se comenzaron á labrar después de dado en el metal. El pozo de la Cruz, y otros dos de la gran Compañía, que son en la misma vena, dan muestra de dar presto en el metal, y tiénese por cierto, porque los pozos de que ahora se saca metal tuvieron las mismas señales, y sale la piedra mas pesada de metal que solía: pareciéndome que es cierto, he hecho dejar la labor dellos hasta que se determine por V. M. si se ha de comprar partes ó la orden que se tendrá, porque será muy diferente cosa agora, habiéndose descubierto el metal de todo punto.
El número de las minas que se han descubierto es muy mayor que la memoria que dí á V. M., y hay gran esperanza de muchas que son buenas, y en diferentes partes del reino. Todo está suspenso hasta que V. M. mande lo que sea su servicio: en esta dilacion se pierde mucho, y es pérdida que se cobrará tarde ó nunca; yo he estado esperando la comision que V. M. R. fue servido de mandar decir que se me haria y enviaría: hasta la fecha desta no la he recibido.
A don Diego mi hermano escribo algunas cosas acerca destos negocios, suplico á V. M. le oya. Nuestro Señor la S. C. R. Persona de V. M. guarde con acrecentamirrito de mayores reinos y señoríos como los criados de V. M. lo deseamos. En Valladolid á veinte y siete de abril de mil quinientos cincuenta y siete.- De V. S. C. R. M. humilde vasallo que los reales pies de V. M. besa - Don Francisco de Mendoza.

Capítulos de carta del Consejo de Hacienda al señor don Felipe Segundo, sobre los negocios de las minas de Guadalcanal.

Secretaría de Estado.- Correspondencia de la corona de Castilla, n. 121.

29 de abril de 1557.

C. R. M. -Recibimos la carta de V. M. de diez y nueve de hebrero en respuesta de lo que habíamos consultado tocante á las minas y al despacho de Hernan Lopez del Campo el Fator, y otros negocios; y en cuanto á lo de las minas, á don Francisco que V. M. ha sido servido de nombrar para estos negocios se darán los despachos como V. M. lo manda, el cual como hubiese aqui venido antes de llegar la orden que V. M. en esto mandaba tener, nos pareció convenia fuese á visitar las minas de Guadalcanal, y que proveyese allí lo que le paresciese necesario en el entretanto que venido su despacho hubiese de volver de asiento, el cual lo hizo así, y es ya vuelto, y trae buena relacion del progreso y buen suceso de aquella hacienda, y dejó proveido lo que convenia; y en cuanto toca á lo general concerniente á las minas en que V. M. manda le enviemos resolutamente lo que nos paresce para se poder resolver, platicaremos con la mas brevedad que sea posible en este negocio, comunicando con el licenciado Arrieta lo que V. M. manda, y con el dicho don Francisco de Mendoza, é tomada la resolucion, daremos á V. M. aviso así en esto general como en lo particular: tocante á Guadalcanal será necesario que V. M. nos mande enviar brevemente la orden que será servido que se tenga.
En lo que toca al contador que en las dichas minas ha parescido se provea, como quiera que en el entretanto que V. M. lo proveía acá se habla nombrado persona, el cual estaba ya allí entendiendo en su oficio, los contadores mayores á quien V. M. lo remite, nombrarán la persona y lo proveerán como convenga; y en lo de Agustin de Zárate se mirará la gratificacion que se le debe hacer conforme á lo que V. M. manda.

domingo, 4 de abril de 2010

RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO


La más joven de nuestras Hermandades (fue fundada en el año 2003), pone el broche final a nuestra Semana Santa.




Un paso, donde aparece Jesús Resucitado (realizado por Juan Manuel Martín, año 2009) y acompañado por María Magdalena, del mismo autor, del año 2006, forma parte de esta procesión.








A las 12:30 horas hizo su aparición por la puerta de la iglesia de Santa María, es paso portado por 33 costaleros, a las órdenes de los capataces, Juan Cantero, Alberto Burgos y Enrique Llanos.

Una representación de todas las Hermandades de Guadalcanal la acompañan durante todo el trayecto, así como la asistencia del cura párroco de la iglesia de Santa María de la Asunción, Juan Carlos de la Rosa.



La Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Amor, como en años anteriores, aporta la música, que también saben hacer.




sábado, 3 de abril de 2010

CRISTO DE LAS AGUAS

Las fotografías de este artículo han sido realizadas por Úrsula Gómez Miguélez.

La Hermandad del Santísimo Cristo de las Aguas y Ntra. Sra. de los Dolores, hace su estación de penitencia desde 1997 el Sábado Santo, a partir de las 18:00 horas.
















Puntualmente a esta hora, apareció la Cruz de Guia en la puerta de la Iglesia de Santa María de la Asunción, seguida por numerosos nazarenos, con túnica y capirote blanco y cinturón de esparto, muchos de ellos, con capas rojas y la Cruz de Malta.


Fue fundada esta Hermandad en el año 1888 y radicó en un principio en la ermita de San Benito, pasando posteriormente a la capilla del antigo convento de la Concepción. Tras su venta a un particular, en la actualidad radica en la iglesia parroquial de Santa María de la Asunción.


El actual Cristo de las Aguas fue tallado por José Blanco Pajares, de Castilleja de la Cuesta y procesionó por primera vez el año 1952.











La imagen de Ntra. Sra. de los Dolores es de Antonio Quilez del año 1942.



Actualmente tiene 520 hermanos y acompañan a las imágenes en su desfile procesional, alrededor de doscientos.




Rafael Ojeda y Salvador Chaparro son los capataces del paso del Cristo de las Aguas, que lleva 28 costaleros. José A. Maldonado y Francisco J. Rivero dirigen el paso de palio, con igual número de costaleros.


Fotografía inédita, ya que este año por obras en la calle Antonio Machado, cambió su trayecto pasando por la calle Tres Cruces.








Una repentina lluvia que se inició cuando las imágenes estaban a la altura de la capilla de la Concepción, hizo necesario anticipar su entrada en la iglesia casi una hora, perdiéndonos este año de admirar el último tramo que realiza el paso de la Virgen, por la Plaza de España y su entrada en la iglesia de Santa María de la Asunción.